Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


hospital_12_de_octubre_madrid

Servicio de Neurocirugía del Hospital 12 de Octubre

http://neurocirugia12deoctubre.es

El Servicio de Neurocirugía del Hospital 12 de Octubre de Madrid en España, inicia su andadura en Septiembre de 1973 con un grupo de neurocirujanos dirigidos por el Dr. Eduardo Lamas y en cuya plantilla de médicos adjuntos se encontraba el Prof. Ramiro Díez Lobato, que es el jefe de Servicio desde el año 1994.

Ya en su primera etapa empezaron a formarse residentes, algunos de los cuales pasarían después a ser miembros de la plantilla. Desde el comienzo la actividad asistencial fue abundante, practicándose todo el espectro de intervenciones neuroquirúrgicas craneales y raquídeas.

Durante años el Servicio trataba la patología neuroquirúrgica del sur de Madrid, así como muchos pacientes de ámbito nacional. El incremento de las indicaciones, el crecimiento de la población y otras variables han hecho que la afluencia de enfermos haya cambiado en cuanto a procedencia, disminuyendo el numero relativo de pacientes de la zona sur de Madrid, e incrementándose relativamente el porcentaje de pacientes de otras áreas y de ámbito nacional.

Pronto surgieron focos de interés por determinados aspectos de la patología neuroquirúrgica, propiciando el planteamiento de cuestiones de investigación clínica en relación con el síndrome hidrocefálico, la neurotraumatología, las aplicaciones de la técnica estereotáxica, el desarrollo de técnicas antiálgicas en síndromes dolorosos de diversas etiologías, así como el estudio de la historia natural, la presentación clínica y las técnicas de tratamiento de las malformaciones vasculares intracraneales, o aspectos varios de la patología tumoral.

En 1986 se crea la Unidad de Neurocirugía Infantil en el nuevo hospital Materno-Infantil, dirigida desde entonces por el Dr. Javier Esparza, y pocos años después se creo en el Hospital Infantil, y con carácter oficial, la Unidad de Cirugía Craneofacial que atiende enfermos de todos los ámbitos y se ocupa de los pacientes con malformación craneofacial y también de la patología tumoral compleja. Por otra parte, el desarrollo de la neuroendoscopia ha sido muy notable en la Unidad de Neurocirugía Pediátrica.

Las técnicas de Neurorradiología Intervencionista se introdujeron a partir de 1994. Además de la embolización de aneurismas cerebrales, en la actualidad se practican angioplastias, colocación de stents y embolizaciones de fístulas y MAVs y ciertos tumores intra y extracraneales. En los últimos años se han desarrollado las técnicas de anastomosis vascular, implementándose la dotación necesaria en el Laboratorio Experimental (microscopio y microinstrumentos) para la actualización y mantenimiento de la capacidad operatoria de los neurocirujanos en estas técnicas.

En 1993 se crea la nueva Unidad de Emergencia y Politrauma dotada de helipuerto, que propicia un empuje adicional a la ya intensa actividad clínica en el campo del neurotrauma, estableciéndose un equipo de intensivistas fijo y específico para la misma, que ha significado una mejoría en el nivel.

En los últimos años participa como miembro activo en los más relevantes proyectos internacionales de estudio en el campo de la Neurotraumatología. En el campo de la patología tumoral convencional el desarrollo más prometedor es el iniciado en 1999 cuando se empezó a conjuntar un Grupo Multidisciplinario para el abordaje global terapéutico de los gliomas y otros tumores cerebrales, que persigue implantar la necesaria versatilidad en el tratamiento de estas lesiones, mejorar los protocolos existentes de actuación y planificar la introducción en la practica clínica de nuevas formas prometedoras de diagnóstico y tratamiento (abordajes genéticos, quimioterapias especiales, inmunoterapia en el futuro, etc.).

En años más recientes se ha creado, también en colaboración con otros equipos quirúrgicos como Cirugía Maxilofacial, ORL y otros, una Unidad de Cirugía de Base Craneal que atiende enfermos de muy diversas procedencias. El desarrollo técnico de estas unidades ha sido excelente, pudiéndose aplicar todas las técnicas reconstructivas y reparadoras.

En 1998 empieza a funcionar la Unidad de Radiocirugía que permite la radioterapia fraccionada a la técnica de tratamiento único. Desde entonces se tratan procesos tumorales y vasculares con excelentes resultados.

Más recientemente se ha dado un impulso nuevo al tratamiento de las diskinesias y la cirugía del Parkinson y el temblor esencial. Esta actividad se ha desarrollado de la mano de un Grupo Multidisciplinario de Enfermedades Extrapiramidales integrado por neurólogos, neurofisiólogos, neurocirujanos y psicólogos.

En los albores del año 2004 se han realizado más de 20.000 intervenciones neuroquirúrgicas en el Servicio, entre las que se incluyen por ejemplo más de 800 meningiomas, 400 malformaciones vasculares, y cerca de 800 aneurismas.

Actualmente, el Servicio tiene capacidad para formar a un residente por año, quedando esta plaza cubierta todos los años, y generalmente por médicos con excelentes calificaciones en el examen M.I.R., lo que indica el alto grado de atracción de este Servicio en relación al resto de los Servicios Neuroquirúrgicos Nacionales. Estos residentes altamente cualificados suponen un importante activo del Servicio. En efecto, no sólo realizan la parte más importante del trabajo asistencial, sino que con su curiosidad científica y su ímpetu innovador suponen un acicate continuo para el resto del personal sanitario, ayudando a mantener la motivación del mismo.

hospital_12_de_octubre_madrid.txt · Última modificación: 2019/09/26 22:19 (editor externo)