Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


musculos_extraoculares

La movilidad de los ojos se encuentra bajo el control de seis músculos extraoculares insertados sobre el globo ocular. Estos se contraen y relajan en coordinación con los del ojo opuesto.

Está constituida por cuatro músculos rectos:

Músculo recto superior

Músculo recto inferior

Músculo recto medio

Músculo recto lateral

Dos músculos oblicuos: superior e inferior.

Cinco de los músculos tienen su origen en el vértice de la órbita y sólo el oblicuo inferior se origina en el ángulo inferior e interno de la misma. Los seis músculos se insertan en la esclera.

Los cuatro rectos alcanzan el globo insertándose en él desde atrás hacia delante, por lo que al contraerse desplazan al globo en la dirección que indica su nombre.

Los oblicuos por el contrario, lo alcanzan de delante hacia atrás, desplazándolo al contraerse en sentido contrario a su nombre.

La inervación se lleva a cabo mediante tres pares craneales:

III par: inerva al recto superior, inferior, medio y oblicuo inferior. IV par: inerva al oblicuo superior. VI par: inerva al recto externo.

La vascularización proviene de la arteria oftálmica a través de las ramas musculares lateral o superior, y la medial o inferior.

Las venas corresponden con las arterias y abocan a las venas órbitarias superior e inferior.

Las paredes lateral y medial de la órbita forman entre sí un ángulo de 45º.

El eje órbitario forma entonces un ángulo de 22,5º respecto a las paredes lateral y medial. Cuando un ojo mira al frente a un punto fijo en el horizonte con la cabeza erguida (posición primaria de la mirada), su eje óptico forma un ángulo de 22,5º 23º para simplificar- con el eje de la órbita.

musculos_extraoculares.txt · Última modificación: 2019/09/26 22:24 (editor externo)